Durante muchos años, y desde que se descubriese que algunos pacientes que presentaban una insuficiencia venosa, esta era  provocada por la incontinencia de la válvula terminal o preterminal de la gran vena safena, en la unión safeno-femoral (Teoría descendente de Trendelenburg) , se ha recomendado el tratamiento de  la insuficiencia venosa , comenzando por la corrección de las anomalías que se obtenían en estos troncos principales,  para posteriormente tratar las venas varicosas colaterales y finalmente tratar los sistemas mas superficiales.  Así se empezó a realizar quirúrgicamente, practicando la crossectomía y posterior fleboextracción de las venas varicosas colaterales. Esta misma sistemática se aplicó, por la mayoría de las escuelas, en la terapia esclerosante. Aunque existía algún autor  que discrepaba y realizaba el tratamiento a la inversa (Dr Karl Sigg, Suiza, a mediados de  los años 1950).

Pero han sido los trabajos del Dr P  Pittaluga (Monaco) ref 1 ,  que demuestra que el tratamiento quirúrgico  de las venas accesorias, varicosamente dilatadas, sobretodo en la pierna, permiten corregir en algunos casos el disfuncionalismo de los ejes principales (Método ASVAL de ablación de las varices mediante flebectomia bajo anestesia local)

El Club Mousse de Francia ha adoptado esta estrategia al tratamiento esclerosante.

Nosotros durante muchos años hemos adoptado el sistema clásico descendente, propuesto por la escuela francesa de escleroterapia, pero recientemente hemos adoptado la estrategia opuesta , buscando el efecto que P. Pittaluga propone, pero sobretodo basándonos en el hecho que si tratamos un tronco venoso principal , con una concentración elevada del esclerosante , si este se disipa y alcanza las venas colaterales , mas superficiales, su fuerte concentración va a provocar fenómenos trombóticos excesivos.

Por lo tanto si primero realizamos la esclerosis de estos vasos colaterales , que además son visibles a través de la piel , podremos aplicar en la siguiente sesión una fuerte dosis de esclerosante en el sistema venoso troncular (normalmente interfascial). Sobretodo cuando realizamos la aplicación de ultrasonidos de mediana intensidad sobre la vena tratada.

Con este proceder además el paciente  observa resultados inmediatos y se muestra mas proclive a seguir las sesiones esclerosantes. Pero se le  debe advertir que es muy importante realizar las sesiones de escleroterapia cercanas en el tiempo , afín de evitar que se produzcan revascularizaciones, si todavía persiste el reflujo en los sistemas venosos tronculares.

Referencias

1.- Pittaluga P, Chastanet S., Persistent incompetent truncal veins should not be treated immediatly, Phlebology, 30:98-106, 2015.